miércoles, 18 de abril de 2018

Varios científicos diseñan una enzima que se come el plástico


Resultado de imagen para una enzima que se come los plásticos

Varios científicos han diseñado una enzima que puede digerir algunos de los plásticos más comúnmente contaminantes, proporcionando una potencial solución a uno de los mayores problemas ambientales del mundo. El descubrimiento podría dar como resultado una solución de reciclaje para millones de toneladas de botellas de plástico, hechas de tereftalato de polietileno o PET, que actualmente persiste durante cientos de años en el medioambiente.
La investigación, publicada en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', fue dirigida por equipos de la Universidad de Portsmouth, en Reino Unido, y el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL, por sus siglas en inglés) del Departamento de Energía Estados Unidos.
El profesor John McGeehan de la Universidad de Portsmouth y el doctor Gregg Beckham, del NREL, resolvieron la estructura cristalina de PETase, una enzima recientemente descubierta que digiere el PET, y utilizaron esta información en 3D para comprender cómo funciona. Durante este estudio, diseñaron involuntariamente una enzima que es aún mejor para degradar el plástico que la que se desarrolla en la naturaleza.
Los investigadores están ahora trabajando en la mejora de la enzima para permitir su uso industrial para descomponer los plásticos en menos tiempo. "Pocos podrían haber predicho que, dado que los plásticos se hicieron populares en la década de 1960, enormes parches de plástico se encontrarían flotando en los océanos o se colapsarían en playas una vez prístinas en todo el mundo", lamenta el profesor McGeehan, director del Instituto de Ciencias Biológicas y Biomédicas de la Facultad de Ciencias Biológicas de Portsmouth.
Para el investigador, todo el mundo puede jugar un papel importante en el tratamiento del problema del plástico, pero es la comunidad científica que finalmente creó estos "materiales maravillosos" los que ahora deben "usar toda la tecnología a su disposición para desarrollar soluciones reales".
Los investigadores hicieron el gran avance cuando estaban examinando la estructura de una enzima natural que se cree que se desarrolló en un centro de reciclaje de desechos en Japón, permitiendo que una bacteria degrade el plástico como fuente de alimento.
El PET, patentado como plástico en la década de 1940, no ha existido en la naturaleza durante mucho tiempo, por lo que el equipo se propuso determinar cómo evolucionó la enzima y si es posible mejorarla. El objetivo era determinar su estructura, pero terminaron yendo un paso más allá y diseñaron accidentalmente una enzima que era incluso mejor para descomponer los plásticos de PET.

Hacia una solución de reciclaje

"La casualidad a menudo juega un papel importante en la investigación científica fundamental y nuestro descubrimiento aquí no es una excepción", apunta el profesor McGeehan. "Aunque la mejora es modesta, este imprevisto descubrimiento sugiere que hay espacio para mejorar aún más estas enzimas, acercándonos a una solución de reciclaje para la creciente montaña de plásticos desechados", agrega.
El equipo de investigación ahora puede aplicar las herramientas de la ingeniería de proteínas y la evolución para continuar mejorando. La Universidad de Portsmouth y NREL colaboraron con científicos de 'Diamond Light Source' en Reino Unido, un sincrotrón que usa haces intensos de rayos X 10.000 millones de veces más brillantes que el sol para actuar como un microscopio lo suficientemente potente como para ver átomos individuales. Utilizando su último laboratorio, beamline I23, se generó en exquisito detalle un modelo 3D de ultra alta resolución de la enzima PETase.
El profesor McGeehan explica que 'Diamond Light Source' creó recientemente una de las líneas de rayos X más avanzadas del mundo y que el acceso a esta instalación permitió a los científicos ver la estructura atómica en 3D de PETase con un detalle increíble. "Este catalizador biológico nos proporcionó los planos para diseñar una enzima más rápida y más eficiente", dice.
El director ejecutivo de 'Diamond Light Source', el profesor Andrew Harrison, apunta que "con el aporte de cinco instituciones en tres países diferentes, esta investigación es un excelente ejemplo de cómo la colaboración internacional puede ayudar a lograr importantes avances científicos".
"El detalle que el equipo pudo extraer de los resultados obtenidos en la línea de luz I23 en Diamond será inestimable al tratar de adaptar la enzima para su uso en procesos de reciclaje industriales a gran escala. El impacto de una solución tan innovadora para los desechos plásticos sería fantástico. Es fantástico que los científicos y las instalaciones de Reino Unido estén ayudando a liderar el camino", celebra.
Con la ayuda de los científicos de modelado computacional de la Universidad del Sur de Florida, en Estados Unidos, y la Universidad de Campinas, en Brasil, el equipo descubrió que PETase es muy similar a una cutinasa, pero tiene algunas características inusuales, incluyendo un sitio activo más abierto. Estas diferencias indicaron que PETasa puede haber evolucionado en un entorno que contiene PET para permitir que la enzima degrade el PET. Para probar esa hipótesis, los investigadores mutaron el sitio activo de PETase para hacerlo más parecido a una cutinasa.
Y fue entonces cuando sucedió lo inesperado: los investigadores detectaron que PETasa mutante era mejor que PETasa natural en degradar PET. Significativamente, la enzima también puede degradar el polietileno furandicarboxilato, o PEF, un sustituto de base biológica para plásticos PET muy aclamado como un reemplazo para botellas de cerveza de vidrio.
"El proceso de ingeniería es muy similar al de enzimas que se utilizan actualmente en detergentes para biolavado y en la fabricación de biocombustibles: la tecnología existe y está dentro de lo posible que en los próximos años veamos un proceso industrialmente viable para convertir PET y potencialmente otros sustratos como PEF, PLA y PBS, de vuelta a sus bloques de construcción originales para que puedan ser reciclados de forma sostenible", detalla el profesor McGeehan.

jueves, 30 de marzo de 2017

¿Qué países han ganado y perdido más árboles desde 1990?

Pensar en lugares verdes y exuberantes es pensar en islas tropicales perdidas en medio de la nada, calurosas selvas sudamericanas o extensas sabanas en el continente africano. Escenarios que, al menos de primeras, aparecen en nuestra imaginación como parajes rebosantes de vida vegetal (y animal). Pero, ¿qué países, al margen de sus condiciones naturales, han conseguido aumentar sus zonas verdes? ¿Y cuáles han perdido más hectáreas arboladas?
De acuerdo a los registros de la FAO, recogidos en la base de datos abierta del Banco Mundial, el mapa indica el porcentaje de ganancia o pérdida de área forestal de los países del mundo desde 1990. El organismo excluye de su definición los sistemas de producción agrícolas (como por ejemplo una plantación de fruta) y los árboles en parques y jardines urbanos.
El poder adquisitivo de las naciones, según los datos, guarda una relación cercana con la conservación de los bosques. Los países más desarrollados sumaron más de tres millones de superficie boscosa nueva entre 2000 y 2010; los menos, por el contrario, perdieron más de dos millones.La deforestación sigue siendo la tendencia reinante. La superficie boscosa mundial ha mermado un 3% (unos 130 millones de hectáreas) en los últimos 25 años. Lo ha hecho, eso sí, a un ritmo mucho menor: la tasa neta de pérdida de árboles ha pasado de siete millones de hectáreas anuales a tres millones en ese periodo, según el informe Estado de los bosques del mundo de la FAO.
España ha ganado un 33% de área forestal desde 1990, pasando de 13,8 millones de hectáreas a 18,4 millones. Cubierto de árboles en un 37%, el país ocupa el tercer lugar continental en crecimiento tras Irlanda (62%) y excepciones como Islandia, que ha doblado su superficie verde pero tan solo representa el 0,5% del territorio, fenómeno que se replica en otros países como Baréin (172%). El aumento nacional bebe principalmente de las repoblaciones, el éxodo de las tierras rurales y la expansión natural de la vegetación montañosa.
En términos absolutos, Finlandia, con un 83% de bosques, la mayoría sostenibles, es el primer país europeo en las clasificación de los más verdes del mundo, copada islas pequeñas tropicales de Sudamérica y el Caribe, algunas naciones africanas y países del sudeste asiático y el Pacífico Sur.
Sin bosque alguno se cuentan cinco países: San Marino, Catar, Groenlandia, Omán y Nauru. 
Las regiones tropicales son las que se han visto afectadas con mayor dureza. En ellas se pierden alrededor de siete millones de hectáreas cada año. La necesidad de espacio para tierras agrícolas sitúa a países africanos como Togo (-73%), Nigeria (-70%) y Uganda (-56%) entre los más devastados, además de naciones como Honduras (-44%), Nicaragua (-31%) o El Salvador (-30%). En Brasil, donde se pierden unos 2,5 millones de hectáreas anuales, la superficie total ha descendido un 10%. Por opuesto destaca Uruguay, país donde se ha ganado un 131% de masa forestal y donde un 80% tiene certificación de sostenibilidad.
Otras causas, como la agricultura comercial masiva, son responsables del 40% de la deforestación mundial, una cifra que alcanza el 70% en América Latina. La urbanización, la minería y la construcción de infraestructuras se reparten otro 30%.

jueves, 23 de febrero de 2017

La importancia del descubrimiento de la NASA con los siete exoplanetas

  • Tres o cuatro de los planetas están en órbitas templadas donde podría existir agua líquida
  •  en la superficie y vida
La importancia del descubrimiento de la NASA con los siete exoplanetas
Descubrimiento de los exoplanetas identificados por la NASA junto a la estrella TRAPPIST-1 comparados con
 
A 39 años luz de la tierra se encuentra la estrella Trappist-1, conocida en la NASA por el nombre de ca­tálogo 2MASS J23062928-0502285. Es decir, un astro completamente irrelevante hasta hace muy poco. El pasado mayo, el equipo liderado por Michaël Gillon (Universidad de Lieja, Bélgica) ya anunció que había descubierto dos planetas (quizás tres) orbitándola. Con un 9% de la masa del Sol, Trappist-1 es una enana roja fría. Si fuera un poco más pequeña, ya no sería una estrella sino una enana marrón, que son astros fríos que no pueden fusionar hidrógeno como nuestro sol.
Ahora la NASA ha anunciado que Trappist-1 no tiene tres, sino siete exoplanetas, todos ellos de tamaño similar al de la Tierra, tres o cuatro de los cuales están en órbitas templadas donde no hace ni demasiado frío ni demasiado calor para permitir la existencia de agua líquida en su superficie y, por lo tanto, vida tal como la conocemos. Al ser la estrella pequeña y mucho más débil que nuestro sol, los exoplanetas están en órbitas necesariamente muy compactas. Es más, si pusiéramos los planetas en torno a nuestro sol, todos cabrían cómodamente dentro de la órbita de Mercurio.
El hallazgo de la NASA supone un récord por el número de planetas y por el número de candidatos a posibles tierras en torno a una sola estrella”
Eso supone un récord tanto por el número de planetas como también por el número de candidatos a posibles tierras en torno a una sola estrella. Para ponerlo en contexto, el sistema solar tiene entre dos y tres planetas potencialmente habitables ( la Tierra, Venus y/o Marte, dependiendo de a quién se pregunte). Se tiene que añadir también que, a diferencia de otros sistemas planetarios próximos, el descubrimiento de los exoplanetas por parte de la NASA se ha producido con el método de tránsito, que consiste en medir la pequeña reducción de luz que viene de la estrella cuando un planeta pasa por delante. Eso permitirá que en los próximos años (incluso meses) podamos empezar a tener información sobre sus posibles atmósferas.
Hay que tener en cuenta que la mayoría de los exoplanetas no transitan por delante de su estrella cuando la observamos desde la Tierra. Para un sistema como este, la probabilidad de tránsito delante de la estrella es más bien baja, de aproximadamente un 2%. La detección de un sistema tan cerca del Sol implica que los sistemas planetarios similares son muy abundantes en este tipo de estrellas. Dado que las estrellas de baja masa son las más abundantes, esto quiere decir que el número de planetas con características similares a las de la Tierra puede ser mayor de lo que se pensaba. Y también que, buscando un poco más, encontraremos bastantes para ser explorados con la nueva generación de telescopios gigantes, así como desde el espacio.
Nikole Lewis, astrónoma de Space Telescope Science Institute en Baltimore, anuncia el descubrimiento de siete exoplanetas similares a la Tierra que orbitan alrededor de una estrella
Nikole Lewis, astrónoma de Space Telescope Science Institute en Baltimore, anuncia el descubrimiento de siete exoplanetas similares a la Tierra que orbitan alrededor de una estrella (Jim Lo Scalzo / EFE)
Finalmente, el descubrimiento también indica que los planetas terrestres templados parecen venir en grupos. La misión Kepler de la NASA ya indicaba esta tendencia, pero no llegó a explorar estas estrellas tan pequeñas. Esto quiere decir que sistemas estelares tan próximos como Próxima Centauri –donde sabemos desde el 2016 que hay al menos un planeta– pueden estar poblados por más de un candidato a planeta tipo Tierra.
El siguiente paso será pues la exploración remota de posibles atmósferas y, posiblemente, la identificación de vapor de agua y de otros gases. Estas serían condiciones necesarias para soportar climas similares al nuestro donde podremos detectar evidencia de vida en un futuro próximo, desde hoy mucho más próximo de lo que muchos pensaban.
Este descubrimiento de la NASA indica que los planetas terrestres templados parecen venir en grupos”

lunes, 16 de enero de 2017

Pekín, la ciudad donde no puedes escaparte de la contaminación ni siquiera dentro de tu casa


Hombre mirando la nube de contaminación en Pekín.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa contaminación encuentra la manera de meterse dentro de los edificios.
La capital de China es notoria por la contaminación crónica del aire. Tal es el nivel de polución que incluso dentro de la casa resulta casi imposible mantener el aire limpio.
Después de haber sellado con cinta casi todas mis ventanas, empecé a hacer lo mismo con las salidas de ventilación del aire acondicionado.
El objetivo es simple: cerrar todos los puntos de acceso por los que el aire tóxico se cuela dentro de nuestra casa en Pekín.
Incluso nuestras ventanas de doble vidrio no sirven para evitar la entrada del humo.
Las partículas más dañinas -aquellas que tienen un diámetro menor de 2,5 milésimas de milímetro y que se conocen como PM2,5- encuentran la manera de filtrarse por los resquicios diminutos que quedan en las ventanas aunque estén cerradas.
Por eso, la única solución es usar cinta adhesiva.
Parece como si estuviésemos dentro de una de esas películas de las campañas de información gubernamentales de los años 70 sobre cómo sobrevivir un holocausto nuclear.
Sólo que no se trata de radiación lo que estamos tratando de evitar, sino las consecuencias de los combustibles fósiles.

Sala de máquinas

El dispositivo más útil de nuestro armamento es un monitor de PM2,5.
Tenemos dos -uno arriba y otro abajo- que miramos frecuentemente. Fue su llegada lo que nos llevó a cubrir las ventanas frenéticamente con cinta.
Joven con máscaraDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas máscaras se han vuelto un elemento esencial para salir a la calle.
Cuando primero llegué a China, hace cinco años, no había forma de monitorear la calidad del aire en nuestra casa.
Como todos los demás, confiábamos con fe ciega que nuestros purificadores de aire estaban resolviendo la situación.
Ahora nos damos cuenta de que no es así. Incluso ahora, en los días de contaminación elevada, tenemos dificultades para reducir los niveles de PM2,5 por debajo de los 25 microgramos por metro cúbico, el máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.
Y eso es con múltiples purificadores de aire funcionando al máximo. Estas máquinas se encuentran en la esquina de cada sala -en algunas hay dos- y el ruido que hacen todas juntas nos da la sensación de estar viviendo en una sala de máquinas o en un avión de carga.

Bajo arresto

El problema de la contaminación del aire en china es tan severo que sus efectos se miden en más de un millón de muertes prematuras al añoyen la reducción marcada de la esperanza de vida -en promedio son más de cinco años- en las regiones más afectadas.
Pekín desde el aireDerechos de autor de la imagenJIM SCIUTTO
Image captionAsí se ve Pekín desde el aire.
En las últimas semanas, un período en que la contaminación fue particularmente aguda y prolongada, la calidad promedio del aire en Pekín ha estado por encima de los 200 microgramos de partículas PM2,5 por metro cúbico, varias veces el límite máximo de seguridad del aire.
En los peores momentos, ha sido como vivir bajo arresto domiciliario, nuestros hijos encerrados durante días en nuestra pequeña casa donde el ruido es ensordecedor, pero donde al menos el aire es respirable.
Y en China, el tema domina las redes sociales. La gente corrobora la calidad del aire con aplicaciones en sus teléfonos móviles.
Un grupo de madres en Pekín, armadas con sus propios medidores de partículas PM2,5, ha estado recorriendo la ciudad en busca de centros comerciales o cafés donde se filtra el aire para compartir esta información en las redes.

Peor que Londres en los 50

Es cierto que nuestra dependencia del petróleo y carbón es anterior al crecimiento económico de China. Pero el gigante asiático presenta un panorama de degradación ambiental que supera con creces al de Londres o Manchester cuando estaban cubiertos de niebla y hollín en los años 50.
PekínDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionAunque muchos tienen conciencia del problema, no tienen los medios para hacer algo al respecto. Los filtros de un purificador por ejemplo, cuestan cerca de US$120 y hace falta cambiarlos cada seis meses.
Durante la mayor parte de este mes, la nube de aire tóxico sobre este país se ha extendido miles de kilómetros.
Esta nube gigantesca, formada por el hollín de las centrales eléctricas alimentadas por carbón y de los caños de escape de los autos, llena los pulmones de millones de personas.
Si bien hay más conciencia sobre el problema y eso hace que muchos estén tomando medidas para proteger su salud, muchos otros no están bien informados sobre el peligro que representa o no tienen los medios para hacer algo al respecto.
Un set de filtros para un sólo purificador de aire puede llegar a costar US$120 o más y deben cambiarse cada seis meses.

Combinación perfecta

El problema, por supuesto, no es solo responsabilidad de China.
Los teléfonos inteligentes, las computadoras, los televisores, los jeans y los zapatos que han estado produciendo las fábricas chinas en las últimas décadas son baratos en parte, al menos, porque que están hechos sin tomar precauciones sobre el medioambiente.
Los intereses de quienes tienen dinero y la élite comunista china que puede actuar sin rendir cuentas a nadie se han combinado de forma perfecta.
PekinDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLa mayoría de los días en Pekín son cómo el que vemos en la foto. Muy pocas veces el cielo se ve azul.
Occidente obtiene bienes baratos y China se hace rica sin los inconvenientes del escrutinio de un organismo independiente, la regulación o la supervisión democrática de otros mercados.
El verdadero costo se mide en los números que muestras mi monitor de contaminación, y el peso recae desproporcionadamente sobre los ciudadanos chinos.
Después de que desarticularon una rara protesta contra la contaminación en la ciudad de Chengdu, en el centro de China, uno bloguero se atrevió a hablar en favor de los manifestantes.
La policía, decía el blog, debería tener en cuenta de que las élites cuyos intereses protegen han enviado a sus familias a respirar aire limpio en el extranjero.
Lo detuvieron de inmediato.

viernes, 6 de enero de 2017

Muebles, televisores, cocinas: lo que la basura de Nueva York me ha mostrado sobre la cultura de derroche de EE.UU.


Dos hombres depositan un archivador en un camión de basura en Nueva York.
Image captionLos camiones de la basura trituran todo...hasta los muebles de oficina.

Apenas me mudé con mi familia de Río de Janeiro a New York unos meses atrás, mi hijo de siete años me sorprendió con una pregunta caminando por Manhattan: "¿Por qué los pobres acá son más ricos?"
Traté de explicarle que los pobres son pobres en cualquier lugar, porque les falta lo básico que necesitamos para vivir, como comida o techo.
Pero él replicó que un mendigo que acabábamos de cruzarnos en Midtown vestía tenis, jeans y "hasta un cinturón", mientras en Río solía ver pobres descalzos y en harapos.
Entonces percibí que era hora de que habláramos también de la contracara de la pobreza: la opulencia y la cultura de consumo y derroche que caracteriza a la Gran Manzana, quizá como ninguna otra ciudad en el mundo.

Más caro repararlo que comprarlo

El lujo y la basura suelen ir de la mano en Nueva York.

Estufas en las calles de Nueva York
Image captionEn las calles de Nueva York se pueden encontrar electrodomésticos en buen estado esperando al camión de la basura.

Algunas zonas comerciales o residenciales caras de Manhattan se erigen básicamente sobre desechos: una porción de la isla son ampliaciones artificiales, que se lograron tirando escombros y desperdicios donde había agua.
Actualmente en Nueva York se generan más de 14 millones de toneladas de basura por año, según datos oficiales de la ciudad, considerada una de las más fecundas del planeta también en este sentido.
La cuestión es que mucho de eso que acaba en vertederos o plantas de reciclaje podría aprovecharse perfectamente.
En las calles de Nueva York he visto en la basura sofás, sillas, camas, colchones, cómodas, televisores, cocinas, microondas, aparatos para hacer ejercicios, persianas, fotografías enmarcadas…
Todo lucía en muy buen estado. A veces, impecable.

Una silla en medio de una acera llena de nieve en Nueva YorkImage copyrightGETTY IMAGES
Image captionMás de un residente de Nueva York se encuentra con piezas de mobiliario en la acera que luego terminan en la sala de su casa.

Nunca probé si los electrodomésticos funcionaban, pero sospecho que en América Latina habrían sabido darles uso.
En cambio, nada de eso fue considerado valioso en esta ciudad de consumo frenético, donde intentan venderte algo a cada instante y mandar a reparar un producto suele ser más caro que comprar otro nuevo.

"Nos pagan para botar"

"Mira, esta silla en Colombia está buena", me dijo hace poco un colombiano empleado de una empresa privada de recolección de residuos en Nueva York, alzando una impecable butaca de escritorio.
"Pero (en) este país, la malgastan", agregó mientras la tiraba a un camión que trituraba todo sin piedad, como si estuviera hambriento.

Una máquina de hacer ejercicio en la basura en Nueva York
Image captionLos desperdicios de unos pueden ser el tesoro de otros en la ciudad de Nueva York.

Luego lanzó más sillas, estanterías, cajoneras de madera y de metal, y hasta una caja fuerte: pertenencias de una empresa financiera que simplemente decidió cambiar el mobiliario.
Le pregunté al colombiano, que evitó dar su nombre porque no estaba autorizado por su empresa a hablar con periodistas, si no podían aprovechar mejor aquello.
Me respondió que les "pagan para botar".
Luego me contó una anécdota del día en que cargaba el camión de basura con objetos del lujoso y emblemático Plaza Hotel de Manhattan.
"Pasó uno y le gustó una lámpara que estaba botando. Le dije que se la quedara", relató.
Pero un guardia del hotel detuvo al transeúnte 15 metros más allá y le interrogó a dónde iba con esa lámpara, que arrebató de sus manos.
"El guardia dijo que era propiedad del hotel: se podía tirar a la basura, sí, pero si se lo llevaba alguien era robo", recordó.

Monumento a la basura

Recoger objetos de la basura puede estar mal visto en Nueva York, pero confieso que yo mismo lo he hecho.
Lo hice por ejemplo el día que encontré por azar cajas repletas de libros en la acera, listas para que se las llevara el basurero.

Muebles que botaron en las calles de Nueva York
Image captionEn Nueva York se generan más de 14 millones de toneladas de basura al año.

Hurgué y descubrí algunos tesoros: una recopilación de historias de la ciudad publicadas por la revista The New Yorker, una crónica de Javier Moro sobre el emperador independentista Pedro I de Brasil, un estudio de Pavel Gregoric sobre Aristóteles y el sentido común…
Me fui cargando cuantos libros pude. Me pregunté quién los habría descartado. Y deseé que alguien más pudiera aprovechar los que quedaron. Pero esta esperanza se esfumó instantes después, con un diluvio que cayó y los arruinó.
He conocido otras personas que me contaron sin rubor sobre objetos que han recogido de la basura neoyorquina, como una francesa que cargó una bonita silla de madera hasta su apartamento, en una zona exclusiva de la ciudad.
También hay algunos esfuerzos para reducir el derroche en un país rico pero con unos 43 millones de pobres oficialmente, donde 40% de la comida termina en la basura sin haber sido consumida, según el Consejo de Defensa de Recursos Naturales.
La ciudad de Nueva York decidió este año obligar a grandes empresas detrás de parte del desperdicio de comida, desde supermercados hasta hoteles, a separar sus desechos orgánicos para procesarlos y evitar que vayan a vertederos.
Sin embargo, parece evidente que atenuar este enorme dispendio requiere un cambio cultural profundo.
"Nueva York es un monumento en EE.UU. sobre la basura", me dijo el activista medioambiental Rob Greenfield.


Hace unas semanas, Greenfield se paseó durante un mes por la ciudad cargando en un traje especial transparente la basura que él mismo generaba: llegó a 38 kilos, con desperdicios como vasos de cartón, envases plásticos, cajas de pizza…
Lo hizo buscando llamar la atención sobre el fenómeno, aunque admite que "es algo que no va a cambiar de la noche a la mañana".
Y cuando le conté la pregunta de mi hijo acerca de los pobres en Nueva York, reflexionó: "Hay mucho de ilusión en EE.UU., tenemos cosas que nos hacen parecer felices, nos hacen parecer que nos va bien".
"Pero en varios sentidos", continuó, "tenemos más problemas serios que otros países".